965880050 - Plaza España, 1 - 03510 Callosa d'en Sarrià

Museo Etnológico y Arqueologia

El Museo de Etnología y Arqueología de Callosa muestra y describe aquellos objetos que han influido en la configuración de la cultura popular y las costumbres de las diversas sociedades que han poblado nuestro pueblo, su entorno natural y urbano, a lo largo de nuestra historia reciente.

Pretende aproximar al visitante a la vida cotidiana de nuestros antepasados, despertar la curiosidad y el interés por nuestra historia a través de la contemplación de las piezas y reconstruir y revivir las experiencias de vida de los hombres y mujeres de nuestro pueblo en los pasados siglos y despertar el interés por las raíces y nuestro patrimonio histórico cultural.

Nuestros antepasados aprovecharon los escasos recursos naturales de nuestro término dentro de una sociedad dinámica de economía rural. Actividades, oficios, ocupaciones y producciones que han dejado una gran huella en el acervo cultural de nuestra localidad.

La Visita

Comenzando por un pequeño recorrido por nuestro pasado, con nuestro legado arqueológico e histórico, y por uno de los monumentos más importantes de nuestro patrimonio arquitectónico, el Fuerte de Bernia, nos adentramos en la sección de etnología, donde se nos presentan, de manera tematizada, aquellos objetos de la vida cotidiana que, con el tiempo, han devenido en grandes manifestaciones de arte popular. Elementos y utensilios que constituyen una fuente inagotable de transmisión de conocimientos del mundo social y profesional, como memoria viva para el estudio de las actividades más elementales pero básicas en la vida diaria de sus gentes.

Desde la instalación de una cocina tradicional, encontramos las diferentes labores tradicionales ligadas a la subsistencia, propias de una sociedad de recolectores en el monte, como la recogida de la miel o el aceite, o la producción y transformación de los alimentos, con los pastores y ganaderos, los trabajos agrarios de regadío (huerta) o secano o los diferentes utensilios de pesos y medidas para el aceite o el grano.

Desembocando en el cambio cultural producido por la tecnología y la industrialización desde el siglo XIX de los oficios tradicionales, pasando de una sociedad artesana a industrial. Con el desarrollo de antiguas labores como el carpintero, el herrero, el alpargatero, la cerámica, el picapedrero, etc.

Todo ello centrado en el montaje estrella de la colección: la almácera de la calle Sant Francesc, 30. La pieza, realizada a finales del siglo XVIII, estuvo en funcionamiento hasta finales del siglo XX.

Nosotros que fuimos…

Para finalizar en la escolarización de nuestros pequeños, el espacio privado de las casas con su mobiliario, recreando los diferentes aspectos de la vida familiar: el calor del hogar, los niños, la introducción de las nuevas tecnologías… ocupan los pequeños espacios individuales ambientados, escenificados o explicados, recreando en su contexto los ambientes en los que se desarrollaron para facilitar las diversas actividades humanas.

Saber más sobre…

Almazareros: EL OFICIO DEL ACEITE

El olivo era el árbol más arraigado al paisaje de Callosa, siendo una pieza clave de la economía agrícola del pueblo y de la comarca de la Marina Baixa. Durante siglos y hasta tiempos contemporáneos, la obtención del aceite a penas ha cambiado. La elaboración se divide en tres fases: moler las aceitunas, prensar la pasta y separar el aceite por decantación.

Había diversas calidades de aceite:

  • El torronet, era el primer aceite que se obtenía, sin demasiada calidad.
  • El aceite virgen, el de mejor calidad, obtenido de la primera prensada.
  • El aceite repremut, de más baja calidad que el anterior, obtenido de la segunda prensada a la que se añadía agua caliente.

En Callosa había cinco almazaras en las cuales cuatro funcionaron hasta finales del de los años 1952-1953.

En estos años dos de ellas se modernizaron con la introducción de una prensa hidráulica, Sólo la almazara situada en la calle Sant Vicent estuvo en funcionamiento hasta el año 1992.

Apicultores: EL OFICIO DE RECOLECTAR LA MIEL

La producción de la miel en nuestra comarca ha existido desde tiempos remotos, aún presente en el recuerdo de todos nuestros mayores. La mejor zona para los paneles era la solana.

En Callosa, al apicultor se le conoce como colmenero. La recolección de la miel requiere de elementos especializados que ayudan a ahuyentar a las abejas y extraer la miel de los panales, así como indumentaria especial de protección contra las picaduras.

En nuestras tierras apreciamos, básicamente, tres tipos de miel:

  • La miel de azahar: producida en la zona costera de naranjas, en primavera.
  • La miel de romero: más propia del interior montañoso, recogida a finales del invierno o principios de la primavera.
  • La miel de níspero: incorporada en la actualidad gracias a la proliferación del cultivo de este fruto.

Los pesos y medidas

Antes de la implantación del actual sistema métrico decimal, en los pueblos se utilizaban diversos pesos y medidas, fundamentales para cualquier lonja o mercado, ya fuese de grano o de pescado.

El sistema de trueque, que regía en las sociedades rurales, buscaba equidad y objetividad en las transacciones con el empleo de unidades e instrumentos de medida. Unidades que se han empleado en los intercambios de nuestros antepasados secularmente y para nosotros en desuso y desconocidas.

Existían diferentes tipos de medida: de superficie, de áridos y de grano, de líquidos y de longitud. Para la medición de pesos, desde la romanización de la península, de han empleado dos tipos de balanza: la de brazos iguales con platillos y un sistema de pesas y la de brazos desiguales o romana.

El instrumento más utilizado para pesar en las transacciones fue la romana. Las había de diferentes estilos, con o sin platillos. Mientras que en las abacerías se utilizaba la balanza. Sin embargo la mayor parte de los productos se vendía por capacidad, debido a que era más sencillo, rápido y a su vez, se prestaba menor fraude.

Horario

De Lunes a Viernes  de 9:30 a 14:30.

Jueves de 9:30 a 14:30 y de 15:30 a 18:00.

Cerrado fines de semana y festivos.

 

Contacto

email: museu@callosa.es

Teléf.: 96 588 62 79

Localización: Ver en el mapa

Descargar folleto

Pin It on Pinterest

Share This